domingo, 26 de octubre de 2014

Cuando se habla de libre albedrío mucha gente piensa que es una facultad que nos permite decidir por nosotros mismos, como seres individuales que somos, pensando que tal decisión recae para bien o para mal solamente en quien la toma, sin embargo son pocos los que piensan o sienten el peso que esa decisión va a marcar en su proceso evolutivo en este mundo lineal de 3-D.
Dentro del proceso de EVOLUCIÓN circulamos (simbólicamente), dentro del número ocho (8) que es un proceso de INVOLUCIÓN Y EVOLUCIÓN (vida y muerte), cuando nacemos a este mundo de población Uno, INVOLUCIONAMOS, (regresamos) a este plano denso que es una escuela de superación individual-personal.
En encarnaciones previas, hemos evolucionado hasta llegar al nivel actual.
El alma (Nefesh) es el mediador plástico entre el cuerpo físico y el espíritu (Ruach) su función es mantener el equilibrio entre ambos, es a través de la experiencia de muchas encarnaciones y con la asistencia de tu sobreser, uno pide consejo a Dios para alcanzar el verdadero conocimiento y sabiduría para que se rompan las ataduras que nos mantienen “pegados” en este plano. Desencarnamos en el centro del ocho, donde se forma una “X”. Este hecho, “la muerte”, se conoce como Evolución, ya que hemos liberado alma y Espíritu del vehículo material, (mitad del ocho hacia abajo, escala Somática).
Escala Pneumática, (mitad del ocho hacia arriba) En su ascenso, pasando el umbral de la “muerte física” sigue unido alma-espíritu. En la parte media del círculo superior del “8”, se produce la segunda muerte, (purgatorio, muerte del alma y liberación del espíritu), sin embargo si el alma ha crecido, ya está pura (ha superado las pruebas de personalidad, egos, etc.), se integra al espíritu (Neshamah), se hace una sola energía y por la parte superior del “8” regresa al Absoluto, escapando así al samsara. Si no alcanza la liberación elige a quienes serán sus nuevos padres para continuar su evolución en este mundo material.
¿Por qué el libre albedrío, libera o esclaviza?
Hay una frase muy aleccionadora que dice: “La siembra es libre, mas la cosecha es obligatoria”, una más: “Dios perdona, la naturaleza no, te cobra”. Estamos sujetos a una ley natural en este plano y como seres hechos a imagen y semejanza del Creador, tenemos la imagen con todas las facultades que hemos sido dotados, (pensamiento, imaginación, inteligencia para razonar, y así aplicar en acciones prácticas nuestras aptitudes en actitudes que acumulen valores que es o sería el tesoro de LUZ, que disipe la oscuridad para integrarnos con nuestro ser superior, (la otra parte del YO SOY, que está trabajando en otro plano superior).
Hemos sido dotados con las siete energías kundalínicas que inician en la base de la columna vertebral con el despertar del Chakra Muladara, ascendiendo e iluminando cada uno de los chakras hasta llegar a la glándula pineal para iluminar el chakra corona o sahasrara, que nos conecta a otros niveles cuánticos de luz.
También tenemos 5 cuerpos energéticos de luz, con “l” minúscula, que esperan ser despertados para emitir LUZ, con “L” mayúscula. Estos cuerpos son: el cuerpo Electromagnético, el Epicinético, el Eka, Gematria y el cuerpo Zohar.
¿Cómo podemos empezar a usar esta Luz para energizar nuestro cuerpo Electromagnético y Epicinético?
Primero, debemos entrar hacia una conciencia que pueda asimilar la Luz cuando se manifiesta. Esto significa que debemos desarrollar un gran amor para operar incondicionalmente con toda la creación, y ver a toda la creación como teniendo un potencial Divino.
Segundo, debemos desarrollar paciencia, o resignación, para que podamos acoplarnos con todas las exigencias o realidades del trabajo lumínico al conectarse éstas con el mundo material.
Tercero, debemos buscar la Sabiduría (chokmah), conocimiento (Daat) y entendimiento (Binah) para anclarnos a la Luz en una senda significativa en el mundo físico, en servicio a toda la humanidad.
Y Cuarto, debemos desarrollar un Lenguaje Sagrado que es un lenguaje de sonido y cuadros, que está en resonancia con niveles superiores de inteligencia, con quienes nos estaremos comunicando.
Éstas son facultades que se encuentran esperando ser activadas para alcanzar la semejanza; es decir, no estar atrás del cristal observando a los seres de Luz, sino estar dentro, siendo así parte activa como co-creadores con el Gran Arquitecto del Universo.
Por ello el LIBRE ALBEDRÍO nos da la libertad de elegir el sendero que decidamos tomar y será a través de la INTENCIÓN, más la VOLUNTAD y el AMOR que seamos capaces de guardar en nuestros corazones para compartirlo con todos nuestros hermanos sin distinción de raza, credo, posición, respetándonos y cuidándonos, todo para el bien común.

Dios te ha puesto en el lugar correcto, te ha dado libre albedrío para que lo uses a voluntad. “El ser humano concebido como un todo fabrica por el libre empleo de su voluntad, y de los elementos que le son confiados, la suerte o la desgracia para su evolución futura. Es el libre albedrío lo que regula por sí mismo el destino de la mónada humana.” (Papús). Dentro tuyo esta la decisión y la fuerza, déjala salir y actúa en consecuencia. Bendito todo tu entorno, que te ayuda a crecer!
¡TU TIENES LA DECISIÓN! . . . . .¡ES TU LIBRE ALBEDRÍO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario